Palabras de A M O R en lunes. Por María Eugenia Manzano

Por María Eugenia Manzano

Por Oriah Mountain Dremer

“Tú eres el orgullo de nuestra raza” (salmo a la Virgen María) 

Hoy es lunes. Escribe una amiga a otra durante un viaje a Budapest que «aunque ya sabemos que vida sólo hay una, cualquier inercia comenzada nos atrapa y las alas mojadas y el miedo al vacío y el perder lo andado ya y tantas cosas…” y en una línea a continuación, mensaje aparte, le dice “te las has saltado todas”.

Yo respiro. Se expande mi corazón.

“Andando a contracorriente, sin desgastarte, súper bonita, subiéndote a las piedras para descansar, confiada y decidida y esperanto tranquila a dar el salto cuando se pudiera. Bonita. Salvaje. Indomable. Luchadora. Firme. Infinita” (Ivana, 18 de noviembre, casi anteayer).

Tomo aliento y suelto también.

En otro hilo de mensajes entre dos amigas del alma leo “Honro tu valor. Agradezco tu energía al servicio de las personas desde un lado más humano, amoroso. Te bendigo, amiga” (Leti, 17 de noviembre, jueves) y Laura, que escribe a una hermana reconocida hace poco, le dice “se me expande el corazón y el alma con tu ejercicio de soberanía. Felicidades. A ti y a todxs, porque también siembras con tu acción” (Laura, mismo día).

Bendigo la tierra que piso y que cada día me sostiene.

Elevo mi plegaria al cielo.

Y nos invito a la quietud. A integrar nuestro valor, a validarnos, a resignificar el reconocimiento.

Fuera el discurso elaborado, que sea la mujer Sabia quien hable.

Y salta, no te detengas, aunque el vértigo te ahogue y se enrede en tus tobillos el miedo.

Entre el salto y el aterrizaje, en medio del gran abismo, está Dios.

Confía.

Y atiende a la llamada de esta vida.

«Escucha, hija, mira y pon atento oido,

olvida a tu pueblo y la casa de tu padre,
y el rey se prendará de tu belleza.
Él es tu Señor, ¡Postrate ante Él!» Sal 45, 11-12 

Que este lunes sea bueno.

Que te guíe tu intención, porque es desde la voluntad, no desde el esfuerzo; es desde el alma, no desde el ego.

Escucha

Y que hoy también tú estés bien.

 – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – 

La invitación 

Oriah Mountain Dreamer

No me interesa saber cómo te ganas la vida.

Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón anhela.

No me interesa tu edad.

Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños,

por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna.

Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores.

Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.

Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto.

Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma.

Quiero saber si puedes ver la belleza, aun cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: “¡Sí!”

No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes.

Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí.

Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste.

Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

· Noticias de Hoy
· Lo + Leído

Quizás te interese

Tarifa Al Minuto

Destacamos en Tarifa

Síguenos

Recibe un email al día con las noticias de Tarifa