Palabras de AMOR en LUNES: Sólo tienes lo que das. Por Isabel Allende

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sólo tienes lo que das. 

Me detengo. 

Tal vez es posible encontrar el sentido de lo que hacemos en la actitud de servicio, en la entrega, en el gesto de dar, en la ofrenda y sin esperar nada a cambio. Abundancia.

Sólo tienes lo que das. 

Que este lunes llegue amable y sea bueno para ti. Que A M E S. Que te dejes llevar, que te entregues al menos dos o tres veces al día y que puedas estar presente en ese acto esencial. Dar. 

Que tengas hoy un buen día y que tu semana sea buena. 

Que tú esté bien. 

 

SÓLO TIENES LO QUE DAS

He vivido con pasión y prisa, tratando de lograr demasiadas cosas. Nunca tuve tiempo para pensar en mis creencias hasta que mi hija Paula, a los veintiocho años, cayó enferma. Estuvo en coma durante un año y cuidé de ella, en casa, hasta que murió en mis brazos en diciembre de 1992.

Durante aquel año de agonía, y el siguiente, de duelo, todo se detuvo para mí. No había nada que hacer, únicamente llorar y recordar. Sin embargo, aquel año me dio también una oportunidad de reflexionar sobre mi viaje y sobre los principios que me habían sostenido. Descubrí que mis creencias, mi escritura y el modo en que guié mi vida guardan coherencia. No he cambiado; todavía soy la misma niña que era hace cincuenta años, y la misma joven que era en los años setenta. Aún deseo con vehemencia vivir, aún soy ferozmente independiente, aún ansío justicia y me enamoro locamente con facilidad.

Paralizada y silenciosa en su cama, mi hija Paula me enseñó una lección que ahora es mi mantra: Sólo tienes lo que das. Es gastándote a ti misma como te enriqueces.

Paula llevó una vida de servicio. Trabajó como voluntaria, ayudando a mujeres y niños, ocho horas por día, seis días a la semana. Nunca tuvo dinero, pero necesitaba muy poco. Cuando murió, no tenía nada ni necesitaba nada. Durante su enfermedad, tuve que deshacerme de todo: su risa, su voz, su gracia, su belleza, su compañía y finalmente su espíritu. Cuando murió pensé que lo había perdido todo. Pero entonces comprendí que todavía tenía el amor que le había dado. Ni siquiera sabía si ella estaba en condiciones de recibir ese amor. No podía responderme en modo alguno, sus ojos eran estanques sombríos que no reflejaban la luz. Pero yo estaba llena de amor, y ese amor siguió creciendo y multiplicándose y dando frutos.

El dolor de perder a mi niña fue una experiencia purificadora. Tuve que tirar por la borda todo el exceso de equipaje y quedarme tan sólo con lo esencial. Por Paula, no me aferraré a nada nunca más. Ahora me gusta mucho más dar que recibir. Soy más feliz cuando amo que cuando soy amada. Adoro a mi marido, a mi hijo, a mi nieto, a mi madre, a mi perro y, francamente, no sé ni siquiera si les gusto. Pero, ¿qué importa? Amarlos es mi alegría.

Dar, dar, dar: ¿qué sentido tiene la experiencia, el saber o el talento, si no los doy, tener historias si no las cuento a los demás, tener salud si no la puedo compartir? ¡No quiero que me quemen con todo eso! Es al dar cuando conecto con otros, con el mundo y con lo divino.

Es al dar cuando siento el espíritu de mi hija en mi interior, como una dulce presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de Hoy

Lo + leído

Quizás te interese

Periódico Tarifa
©Copyright 2022. Tarifa al minuto