Tarifa Al Minuto

Diario Digital | 25 de mayo de 2022 08:18

Palabras de Amor en Lunes. La abundancia. Por Eckhart Tolle

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En este primer lunes de primavera me acerco de nuevo a ti.
Me permito interrumpir tu mañana para ofrecerte unas palabras de Amor. De A M O R y de A B U N D A N C I A.
Cuando hoy decidas leerlas haz un alto en tu camino y tómate unos minutos. Saborea la plenitud de la Vida.

Tal vez podamos practicar lo que nos sugiere el autor. Y con ello comprobar que todo aquello que demos, nos llegará.

Deseo un buen día para ti.
Que estés bien.

Por María Eugenia Manzano Sánchez

—————————————————

La abundancia
Eckhart Tolle
De su obra Una nueva tierra

Reconocer lo bueno que ya tenemos es la base de la abundancia. El hecho es que cada vez que
creemos que el mundo nos niega algo, le estamos negando algo al mundo. Y eso es así porque en el fondo de nuestro ser pensamos que somos pequeños y no tenemos nada que dar.
Ensaye lo siguiente durante un par de semanas para ver cómo cambia su realidad: Dé a los demás todo lo que sienta que le están negando. ¿Le falta algo? Actúe como si lo tuviera y le llegará. Así, al poco tiempo de comenzar a dar, comenzará a recibir.
No es posible recibir lo que no se da. El flujo crea reflujo.
Usted ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero a menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene. Y eso incluye la abundancia.
Jesús nos enseñó la ley del flujo y el reflujo con una imagen poderosa. «Den y se les dará. Recibirán una medida bien apretada y colmada».

La fuente de toda abundancia no reside afuera de nosotros, es parte de lo que somos. Sin embargo, es preciso comenzar por reconocer y aceptar la abundancia externa.
Reconozca la plenitud de la vida que lo rodea: el calor del sol sobre su piel, la magnificencia de las flores en una floristería, el jugo delicioso de una fruta o la sensación de empaparse hasta los huesos bajo la lluvia.
Encontramos la plenitud de la vida a cada paso.

Reconocer la abundancia que nos rodea despierta la abundancia que yace latente dentro de nosotros y entonces es sólo cuestión de dejarla fluir. Cuando le sonreímos a un extraño proyectamos brevemente la energía hacia afuera. Nos convertimos en dadores. Pregúntese con frecuencia «¿qué puedo dar en esta situación; cómo puedo servirle a esta persona, cómo puedo ser útil en esta situación?»
No necesitamos ser dueños de nada para sentir la abundancia pero si sentimos la abundancia interior constantemente es casi seguro que nos llegarán las cosas.

La abundancia les llega solamente a quienes ya la tienen. Suena casi injusto pero no lo es. Es una ley universal. Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan en nuestra realidad.

ME

Tags
abundancia amor destacados eckhart inferior lunes opinión: palabras por tolle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de Hoy

Lo + leído

Quizás te interese

Periódico Tarifa
©Copyright 2022. Tarifa al minuto