Yoga en plena naturaleza: Entrevista con Susana Brix

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

 

 

Susana puso pie en Tarifa y quedó prendada del entorno y de su gente. Allí lleva nueve años impartiendo clases de yoga. Es cofundadora del Centro Holístico Ecocenter donde dirigió su propia escuela de yoga, actualmente imparte clases regulares en su sala de Tarifa al igual que talleres y cursos de fin de semana en la Ecoaldea La Semilla en Bolonia y otros centros de la provincia de Cádiz y Málaga.

En un salto hacia Algeciras para seguir compartiendo sus conocimientos empezó a dar clases en el gimnasio Zona Fitness de Guadacorte y confiesa haber encontrado ahora en el Club Alcabala en La Heriza el lugar idóneo para impartir sus sesiones de yoga. Las primeras clase serán los viernes, 21 y 28 de octubre, gratuitas y abiertas a todo el público que quiera experimentar sus sensaciones.

Pregunta:¿Cómo fue tu primer contacto con el yoga  y desde cuándo decidiste que debía formar parte de tu vida?

Respuesta: Ese primer contacto con el yoga no fue por buscar lo espiritual ni la relajación, que es lo que buena parte de las personas asocian nada más oír esta palabra, sino que coincidió con que de joven sufría problemas de espalda y un amigo fisioterapeuta, muy metido en el mundo del yoga, me llevó a un centro en Munich, mi ciudad natal. Tras la primera clase salí con un bienestar en el cuerpo que me dije «esto lo quiero yo para toda mi vida». No consistió sólo en el alivio de los dolores de mi espalda sino en la sensación, como lo diría, de sentirme como cuando era niña y tu cuerpo te sienta como un guante y lo puedes manejar al cien por cien.

A esto  le sumas una sensación de limpieza interior, que confieso me dejó marcada pero, al igual te puedo decir, que no fue en este momento cuando sentí la necesidad de que formara parte de mi vida ya que fui a tres clases más hasta conseguir hacer desaparecer el dolor de mi espalda y no volví a practicarlo hasta pasados 8 años, esto fue mientras realizaba estudios de Bellas Artes en México, todo empezó con un grupo de amigos en los jardines de la Facultad y desde entonces he hecho del yoga mi vida y mi trabajo.P: Sobre una clase de yoga son muchas las personas que tienen duda o  están mal informadas o al igual hay otros que se responde a sí mismos, «si claro con esa edad y ese cuerpo quien no pero para mí que soy más rígido que un palo, ni en broma, eso no es para mí». ¿A esas personas que les responderías?R: Bueno en primer lugar decir que cierto es que la palabra yoga está bien arraigada y extendida en la sociedad y aquí en el Campo de Gibraltar la podemos ver en cualquier sección de deportes de unos grandes almacenes y son muchos los gimnasios que imparten sus clases, yo misma traslado mis clases de Zona Fitness a las instalaciones de Alcabala, pero también es cierto que la gran mayoría de las personas, esas que no han practicado nunca el yoga, esas tienen seguramente erróneas ideas y hay muchos prejuicios, digo esto y espero poder contestar así a tu pregunta porque cualquier persona puede practicar yoga, para ello se requiere únicamente ropa cómoda y una actitud positiva. Da exactamente igual en que forma física estamos o la edad que tenemos, de que fondo venimos, si practicamos deporte asiduamente o si hace treinta años que no pisamos un gimnasio, da completamente igual, el yoga es absolutamente para todos, niños, jóvenes y mayores, enfermos, minusválidos, ciegos, futbolistas, embarazadas, papás, mamás, no hay limitación, el yoga es adaptable absolutamente a todos.P. Pero una persona que quiera practicar yoga tiene que tener digamos que buena elasticidad o por lo menos esa es la conclusión que sacamos la inmensa mayoría al ver fotos como por ejemplo la que encabeza la noticia, que por cierto eres tu ¿verdad?.R. Si es una foto mía pero «nada más lejos de la realidad», lamentablemente vendemos el yoga en nuestra publicidad con posturas muy vistosas e impresionantes pero eso es lo que se alcanza tras muchos años de practica y me sirve a mi para demostrar el fruto y la experiencia que he llegado ha alcanzar, pero las posturas que practicamos en una clase normal de yoga son sencillas, lo fundamental que debes saber es que «tu no tienes que adaptarte al yoga sino que el yoga se tiene que adaptar a ti, a tu cuerpo y a tus posibilidades». Todos absolutamente todos nos podemos beneficiar del yoga incluso una persona en silla de ruedas puede practicarlo, no hace falta hacer acrobacias ni contorsiones. Estas posturas a las que denominamos básicas todo el mundo las puede hacer y te aportan beneficios físicos que se subestiman mucho y que se diferencian de todas las demás disciplinas porque aquí, la herramienta de trabajo es tanto tu cuerpo como tu respiración.P. ¿Cómo es una de tus clases de yoga?R. En primer lugar decir que hay clases de yoga de todo tipo, hay clases muy suaves, aptas para principiantes de todo tipo de físico, de condiciones y edades, con mucha relajación y está el otro extremo, el llamado Power o Ashtanga Yoga, muy dinamico para personas deportistas. Mis clases se centran en el Hatha Yoga, antidogmático ( no sigo ningún Guru o escuela en particular) y se sitúa entre esos dos extremos lo que lo hace adaptable a absolutamente todos los públicos.Como herramientas de trabajo tenemos dos en el yoga físico «la respiración y las posturas», luego vienen las técnicas de enseñanza, meditación, filosofía, la mitología y la espiritualidad.En cuanto a la respiración hay que decir que es la clave, podemos hacer las posturas pero sin la técnica de la respiración la clase se convertiría en una simple clase de gimnasia, dejaría de ser yoga. Una respiración profunda y abdominal es lo que hace realmente florecer los múltiples beneficios físicos del yoga.

P. ¿Que podrías decir sobre la práctica del yoga durante el embarazo?

R. Se lo aconsejaría a cualquier madre, es una experiencia magnífica, una conexión con tu cuerpo y con tu bebe, que aunque no lo creas también sale beneficiado cuando practicas yoga. Sobre este tema también me gustaría responder a una pregunta que seguro que se suelen hacer las mamás y es que si con la práctica del yoga se puede garantizar un parto natural, al respecto y por mi experiencia como practicante y como madre no podría decir que hay garantías, solo hay una, «sea el parto que sea que has tenido, si te has preparado practicando yoga regularmente tu recuperación va ser rapidísima».R. ¿Qué te ha hecho optar por Alcabala Club para trasladar aquí tus clases de yoga?R. En primer lugar, el entorno, estas hermosas instalaciones que tiene el club aquí en pleno parque natural, aire puro, rodeado de naturaleza, nada de ruidos, un lugar perfecto. El saló Vistas Bahía, que es donde se impartirán las clases es magnífico, tiene un suelo de madera perfecto para la práctica del yoga y digo esto porque el suelo es nuestro soporte de trabajo y tenemos que estar constantemente en contacto con él. P. ¿Algo que quieras añadir?R. Simplemente invitar y animar a todas las personas a las clases gratuitas para embarazadas y yoga suave que impartiré los viernes 21 y 28 de este mes e informar que a partir de noviembre iniciamos clases regulares de yoga prenatal y Hatha Yoga en horario de mañana y tarde aquí en Alcabala.

Para más información http://www.yogaconsusana.com/ y http://www.alcabalaclub.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Noticias de Hoy

Lo + leído

Quizás te interese

Periódico Tarifa
©Copyright 2022. Tarifa al minuto